Relato "Empiezo a recordar" #OrigiReto2019 (febrero)

febrero 11, 2019

¡Hola de nuevo, cazadores de nubes!:

¿Qué tal?, ¿os veis con fuerzas para leer uno de mis relatos? Espero que vuestra respuesta sea afirmativa. Si hace unos días os presentaba mi microrrelato de febrero para el #OrigiReto2019, hoy vengo con el relato. Por si no lo sabéis este reto de escritura creativa se organiza a cuatro manos desde dos blogs muy distintos entre sí. Por una parte estaría el de Stiby, y por otra el de Katty.

Las normas son muchas, y aunque poco a poco me voy haciendo a ellas, me cuesta recordarlas todas sin consultarlas, así que mejor pasaros por sus blogs y os enteráis de todo (tenéis los enlaces en el párrafo anterior ↟↟↟↟↟). Eso sí, en términos generales se trata de escribir cada mes un microrrelato de entre 200 y 1.000 caracteres (contando los espacios) y un relato que no exceda las 2.019 palabras. Para cada uno de ellos hemos de cumplir además, con un listado de "objetivos" o temáticas e insertar ciertos objetos ocultos también. En los micros bastará con uno de esos objetos, y en los relatos dos.

Banner de retos literarios

Antes de dejaros con mi propuesta para este mes, os presento el cartel oficial del reto durante este año, ¿os parece?

Cartel #OrigiReto2019


Y ahora sí. Llega el momento de conocer mi historia. Bueno la de mi personaje. Imagino que si estáis aquí, en este instante, es porque algo de intriga sí sentís al respecto, ¿no? Aquí van mis 1.037 palabrillas.

EMPIEZO A RECORDAR (©Rebeca Gonzalo)

No sé qué me han hecho estos matasanos, pero por fin han logrado que recuerde.

La jornada en que todo comenzó, desperté con una tremenda resaca, y las sábanas tan revueltas como mis recuerdos y pensamientos. Dolorida y agotada. Incapaz de mover brazos o piernas durante minutos, cuando por fin logré que mis extremidades respondieran, la angustia ya había empezado a hacer mella en mí. Pero me obligué a levantarme. Retiré la ropa de cama y me arrastré hasta la ventana para ventilar la habitación. Antes de llegar a ella tropecé con una botella de ron prácticamente vacía. Ni siquiera eso me hizo invocar los acontecimientos de la víspera, con algo de nitidez.

Ya a la luz del día, observé con detenimiento mi cuerpo en busca de golpes o arañazos. No había ni rastro de ellos. Lo cual me tranquilizó. Aunque sí hallé mi piel más pálida de lo habitual.

Con gran esfuerzo, me asomé a la fría mañana invernal, tratando de hacer memoria sobre qué había sucedido la noche anterior, para hallarme en ese estado, pero cuanto más me esforzaba, más se agudizaba el dolor de cabeza, y sobre todo más notorio resultaba mi cansancio.

Los más de cuarenta años a mis espaldas empezaban a pesar como nunca, después de una salida nocturna. Acercarme hasta el baño, en la estancia contigua, supuso un inexplicable derroche de energía. Era incomprensible tal nivel de extenuación. Tras una ducha, y ya en la cocina, me preparé un zumo de tomate. Rara vez bebo uno, pero sería de lo más eficaz para erradicar aquella monumental resaca. Mi mandíbula, como el resto de mi cuerpo, también se movía con dificultad, y buena parte del zumo resbaló por la comisura de mis labios barbilla abajo. En cuanto al resto de la bebida, mi estómago no pudo retenerla. A pesar de todo, preferí ser optimista, y me infundí ánimos: afortunadamente tenía todo el domingo para recuperarme antes de ir a trabajar. O eso es lo que yo creía.

Decidí vestir ropa cómoda y salí a por pan. Cartera y llaves en mano. Por primera vez en mi vida cogí el ascensor. Ya en la calle, los escasos metros de distancia entre portal y panadería parecieron infinitos. A cada paso todo se hacía más grande y más lejano de lo habitual. Para mis ojos, extrañamente pesados, la gente se movía a cámara rápida. Incluso las conversaciones que tenían lugar a mi alrededor eran ininteligibles. Demasiado apresuradas para mis oídos adormecidos. Para colmo, un molesto olor a cloaca se había instalado en mis fosas nasales. Fue entonces cuando saltaron todas mis alarmas: aquellos síntomas iban mucho más allá de los de una noche más con exceso de alcohol, ¿me habrían drogado?

Con esas reflexiones e inquietudes en mi cerebro embotado, giré a la izquierda a mitad de camino de la dichosa panadería, hacia la parada de taxis más cercana. Tenía que llegar a urgencias lo antes posible.

Tuve suerte y encontré uno vacío. Pude montar en él, con ayuda eso sí, del taxista que hubo de abrirme la puerta. Dado que mis manos no respondían a las órdenes que mi cerebro enviaba.

Ya en el interior del vehículo, el taxista me escrutaba intrigado, a la espera de que le indicase destino. Analizando ahora aquellos momentos, quizá también hubiera algo de miedo oculto en sus ojos.

—¿A dónde quiere ir, señorita?, ¿se encuentra bien?

—Al hos… pi… tal, por fa… vor. —Mi petición ni siquiera resultó comprensible para mí. Y supe que, por fuerza, habría de volver a repetirla—. Al hospi...tal, por fa… vor —aquellas breves palabras constituyeron un verdadero calvario que me sumió en un sopor febril e incontrolable en el asiento trasero.

Desde mi butaca todo parecía transcurrir a un ritmo endiabladamente rápido, como si estuviera participando en alguna especie de videojuego y yo fuera la protagonista involuntaria. Incluso las agujas del reloj, en la plaza del Ayuntamiento, giraban a velocidad vertiginosa. Hasta que el tiempo se detuvo en el instante en que llegamos a urgencias.

Quise salir del coche por mi propio pie. Sin embargo, en su lugar fui arrastrada afuera por varios extraños. Se gritaban entre sí y me miraban con desprecio y temor. O eso creyó adivinar mi mente confusa.

✱✱✱

Por lo que sé, llevo varios días aquí encerrada. Sé que me observan. Las continuas analíticas y pruebas médicas a las que me han estado sometiendo no ayudan a que me tranquilice. Tampoco contribuye a ello que me tengan recluida en esta especie de celda de aislamiento, atada con fuertes sogas a la cama. Ni siquiera he intentando escapar, ¿de qué me serviría? Con las pocas fuerzas que albergo dentro de la masa informe en que me he convertido, sé que antes de llegar a la puerta de la estancia los guardias de seguridad me habrían alcanzado. Mi piel se torna más azulada a cada minuto que transcurre. Hace horas que sospecho que mi corazón ya no late. La piel se me cae a tiras en algunos puntos, dejando a la vista mi propio interior, como si fuera un calcetín dado la vuelta. Sin embargo, aquí sigo. En una especie de duermevela. Atada, sola, asustada...

Ahora que por fin logro recordar cómo comenzó todo, me asombra mi propia estupidez. ¿Cómo pude siquiera imaginar que podría ser divertido asistir a una orgía tan inusual?

Sólo aspiro a que hallen un antídoto que me devuelva a mi estado anterior, y recuperar mi vida cotidiana como si nunca hubiera asistido a esa velada de zombis. No obstante, mi instinto me dice que en realidad a las personas con bata blanca, que de vez en cuando se dejan caer por aquí, no les interesa mi recuperación. Pienso que es más que probable que, en cierto modo, estén prolongando mi estado actual, con el único fin de conducirme ellos mismos al matadero.

Si me aceptáis un consejo: nunca asistáis a una fiesta anunciada en una página web donde cada dos por tres el navegador o el antivirus detectan algún tipo de amenaza informática. Puede que el virus sea más letal de lo que pensáis. Y que la temática de la fiesta, en el fondo, sea más real de lo que os gustaría admitir.

Safe Creative #1809030311136



Firma_nueva_y_moderna_m_s_peque_a


Separador-de-secciones-en-Cr-nicas-1-min


¿Os ha gustado?, ¿queréis saber cuáles son los elementos que he usado para configurar mi historia? Pues aquí abajo los tenéis 🔽🔽🔽🔽🔽🔽

OBJETIVOS Y OBJETOS OCULTOS⭃


🔶OBJETIVO: (2) Crear un relato en el que aparezcan zombies. OBJETOS OCULTOS: (19) una botella de ron y (29) videojuego.🔶

Es evidente que queda mucho febrero por delante, así que la pegatina de este mes la publicaré a finales en mi Twitter.
Separador-de-secciones-en-Cr-nicas-1-min

Dejo como siempre, antes de dar paso a los comentarios, este certificado para que os sintáis libres de darme recomendaciones de estilo. ¿Me haríais ese gran favor?

Cartel moderno general lector cero
Cartel moderno lector cero. Uso generalizado.

Os espero el próximo jueves, día 14, con alguna otra cosilla más. Espero que os resulte interesante. Aprovecho para recordar que mi reto mensual #Fuegoenlaspalabras acepta participación en su edición actual y está abierto desde el pasado lunes. ¿Alguien se apunta?

Nos leemos. Un abrazo.

Hace años, cuando escribía, casi con la misma rapidez con que llegaba el aire a mis pulmones, te invitaba a que paseases también por este rincón. Pero, por un tiempo, las letras me abandonaron y me refugié en el scrap, la bisutería y el mix-media. Producto de esa etapa nació:
Afortunadamente, las letras han regresado a mi vida y no pienso renunciar a ellas.

Otras nubes interesantes

22 cazan nubes conmigo

  1. ¡Hola!:
    Qué manera tan sutil de poner a los zombies (es que a mí, eso de tanta sangre y matanza sin sentido, no me gusta mucho xD)y de describir los síntomas de la chica.
    Cómo le va cambiando el cuerpo y la mente... muy bien escrito, me ha gustado.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Gema. ¡Qué alegría tenerte por aquí de nuevo y que te haya gustado esa sutileza!

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola
    está muy bien escrito. Bastante visual, y aunque ligeramente previsible es entrenido.
    Lo único que no me ha gustado es el párrafo final donde pasas de narrar de primera persona a segunda persona, rompiendo la cuarta pared con el consejo al lector.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es algo que no sé porqué no puedo evitar últimamente en todos mis relatos. A ver si lo enmiendo de una vez y consigo evitarlo. Me gusta esa imagen de "la cuarta pared".

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encanta eso del apocalipsis zombie desde la perspectiva del zombie. Y muy agradecido porque lo has dejado a huevo para enlazar un microrrelato erótico en una orgía zombie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno! Me alegra que mi relato te haya resultado inspirador. Estoy deseando leer tu secuela/precuela.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  4. Muy bien narrado, Rebeca. Desde el inicio sabemos que algo le pasa y poco a poco nos más desvelando la naturaleza del virus que ha pillado la pobre. El final, divertido, le da un toque refrescante que le viene de lujo a la historia, le da un plus desenfadado que hace del relato una historia original. Y mira que es difícil con el boom de historias zombies que se han escrito en los últimos años. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que opines así, David. He leído algún que otro libro de zombies y la verdad es que aunque no me han disgustado, siempre son demasiado explícitos en cuanto a sangre, vísceras y demás. Quería hacer algo más sutil, también por crear suspense, así que si he logrado mantener la atención de alguien hasta el final, para desvelar qué le pasa a la chica, por mí estupendo. ¡Objetivo logrado en ese sentido!

      Un millón de gracias por visitar y comentar. Un abrazo enoooooooorme.

      Eliminar
  5. Lo que más penita me ha dado del relato es que lo último que toma la pobre chica antes de que la encierren en el hospital es un mísero zumo de tomate. No creo que sea la opción de nadie como última comida xD

    Buen relato, me ha gustado mucho la forma en la que has planteado el objetivo... aunque ahora tengo curiosidad de cómo te vino la idea de una orgía zombie xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gracia lo que señalas, Marve! Nunca me lo habría planteado como un relato triste, aunque la muerte aparece de forma implícita, la verdad. Y lo del zumo de tomate me ha matado de la risa.

      Me alegra saber que te ha gustato cómo he desarrollado la historia para cumplir el objetivo del OrigiReto. En cuanto a lo de la ocurrencia de la orgía, digamos que fue pura casualidad XD.

      Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me encanta el giro en la temática zombi (Lo reconozco, los zombis no me gustan, me aburro cantidad con la temática y solo suelo aceptar las versiones de humor tipo Zombies Party, así que cualquier cambio al habitual relato de supervivientes tiene un plus para mí).
    Lo cierto es que se me ha hecho un poco largo, o un poco corto. Yo habría hecho un salto temporal en algún momento y mostrado partes de la orgía rara esa más que contarlo. O quitado todo.

    He visto algunas cosas de puntuación que yo cambiaría, pero es un poco palazo ponerlo en un comentario y son sugerencias. Si quieres, te puedo escribir un correo o algo para comentarlo.
    Ya me dirás

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Aitziber!:

      Me interesa mucho eso que mencionas sobre correcciones o mejoras en lo de la puntuación. Tengo un verdadero problema con ello, así que estaré encantada de que me lo señales por aquí mismo o como consideres.

      Lo del salto en el tiempo lo pensé, pero no quise correr riesgos supongo. Además quería mantener el suspense lo más posible, así que no ahonde más en lo de la orgía. Tal vez sea un fallo sí. Gracias por tu valioso comentario.

      Quedo pendiente de que me expliques esas mejoras en la puntuación. Estoy convencida de que serán formidables y de lo más acertadas.

      Un abrazo a ti también.

      Eliminar
  7. Por dónde partir??? Primero por decirte que me ha encantado y pongo la interrogante ya que el final con el consejo al lector dejas una brecha muy bien planteada y digna de análisis social, más allá de la ficción zombi.
    No soy muy asidua como te comentaban con anterioridad de los zombies pero tú al enfocar tu relato en el suspense, invita a seguir la lectura e integrar a los zombies no de manera sangrienta, sino como parte de la intriga.
    Los objetos ocultos muy bien puestos en la descripción que lo hace totalmente concordante con la estructura del relato.
    Y claro que sería un desafío y un honor enlazar un micro a tu excelente relato
    Me ha gustado mucho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias por tu precioso comentario, Daniela. La verdad es que quería huir un poco de los tópicos, me alegra que te haya agradado que no haya incurrido en ellos en cuanto a sangre, vísceras, etc.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  8. Buenas tardes

    Tenía ganas de comentarte algún relato, pero con la falta de tiempo que tengo, lo he ido dejando hasta hoy. Leí, pero no comenté, tu microrrelato de enero, que me gustó mucho. Cuando pueda, te dejo allí unas palabras.

    En cuanto a este relato, me ha gustado mucho. El estilo, ya que pides comentarios sobre eso, me parece bastante bueno. No he encontrado cosas que me hayan chocado al leer: es todo fluido y está bien escrito.

    Respecto del argumento, me gusta. Le das una vuelta a lo de los zombies muy buena. He tardado un rato en darme cuenta de lo que estaba pasando, y me encanta el giro del final, las pinceladas de humor que introduces. Desde luego, jamás se me ocurriría ir a una orgía de esa clase.

    Me alegra, por cierto, ver que has vuelto a recuperar la pasión por escribir. Yo he tenido altibajos desde los tiempos del Cuentacuentos, pero he conseguido mantener la llama viva.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo perfectamente, Juan, la falta de tiempo es un mal endémico en nuestros días me temo. Y febrero siendo tan corto complica más el asunto para poder abarcar tanto como queremos.

      Me alegra que te haya gustado cómo he enfocado la temática zombie. No las tenía todas conmigo en ese sentido cuando lo empecé a escribir, pero veo que en general está gustando.

      Nos leemos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me gustó mucho tu relato anterior y aquí estoy de nuevo. Sin tapujos: me encanta tu forma de narrar. En serio, el lenguaje, el tiempo y el uso de las palabras hace la lectura muy agradable. Respecto a la temática, muy bien introducido todo el proceso, yo tengo resacas que en lo único que se diferencian es que terminan con un "no vuelvo a beber" =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi me muero de risa con lo que cuentas sobre tus resacas. Me alegra que te haya gustado mi relato. Por cierto, me halaga muchísimo eso que dices sobre mi narrativa, pero no creo merecer tanto elogio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Pues, por alguna razón no aparece mi comentario :S no se si está en moderación o.que simplemente no apareció por algún problema :/ Pero vaya que me encantó la originalidad del relato, el comienzo bastante lento pero tiene el arrastrar pastoso de la resaca y me parece muy bien logrado. El tema es tan absurdo que parecería incluso cómico, de no ser por la sensavion pesada y triste de encontrarse fatal que arrastra el personaje principal y que incluso se te pega, que hace que te lo tomes en serio. Genial final tambtam con la deducción y recapacitación sobre lo ocurrido.

    Por último, a ver, si puedes ser tan amabre de aclararnos por que considerabas nulo el micro, y te hemos contado 10op provisionalmente ya que tu pegatina estaba mal en todas sus versiones 😅, un saludito y genial relato.

    .KATTY.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Katty!:

      Ya lo siento. He estado muy liada últimamente, y ando un poco desanimadilla también, con lo cual tengo el blog un poco descuidado. En cuanto a tu comentario, el único que me sale es éste, y sí, estaba pendiente de moderación.

      Respecto a mi relato, me alegra saber que ese ritmo lento contribuya a empatizar con las sensaciones de la protagonista, y que en general te haya gustado.

      En cuanto a lo del micro, el objetivo dice: "Escribe un relato en el que no aparezcan seres vivos." Y aunque en mi texto el protagonista y narrador es un guijarro, sí figuran mencionados pájaros y árboles, por ejemplo. De ahí que, considere que no encaja del todo con la premisa del objetivo 6.

      De corazón gracias por tu visita y comentario y por vuestra paciencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Muy buenas, Rebeca,

    Me ha gustado mucho como relato de zombis ya que me ha parecido bastante original para la temática. Además, vas viendo cómo la protagonista se pierde a sí misma en un mundo donde los demás siguen siendo ellos, lo cual le da más dramatismo que si todes fueran zombis ya.

    Me ha gustado mucho esta frase:" como si fuera un calcetín dado la vuelta" y aunque he visto que sigues usando para mi gusto algunas comas de más, creo que se nota que le has dado un repaso extra en ese sentido porque veo bastante mejoría con respecto a enero ¡enhorabuena!

    Sobre la pegatina, lo dicho por Katty, aunque ya subimos el ranking. Y el próximo mes no dudes en preguntar si tienes alguna duda, preferible a quedarte con la duda o tener que repetir muchas veces la pegatina. Por otro lado, somos permisivas con la interpretación de los objetivos por lo que no te cortes en considerarlos cumplidos aunque sea por poquito ya que finalmente a nosotras si nos ha parecido que tu micro era váildo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Stiby!:

      ¡Qué bien que el enfoque de mi relato te haya parecido original! En cuanto a lo que dices de las comas, como bien sabes, es mi batalla diaria, pero sí que es verdad que lo repasé millones de veces más (y eso que ya de por sí, suelo revisar bastantes veces mis textos), así que si has notado una mejoría en ese sentido, es en buena parte gracias a tus consejos y a los de otros compañeros. A ver si, con suerte, de aquí a poco tiempo corrijo ese problema de una vez por todas.

      Me preguntas por lo del micro, y es que en el objetivo 6 se exige escribir un relato en que no haya seres vivos, pero está claro que, aunque el protagonista del mío era un guijarro, en realidad menciona a los pájaros y a los árboles, con lo cual no llego a cumplir del todo con el requisito. Por eso lo de no considerarlo adecuado por mi parte. En cuanto a lo de las pegatinas, es que me lío yo sola, la verdad. Me vais a coger hasta manía con eso ^^. Gracias por vuestra paciencia en ese sentido.

      Un besazo.

      Eliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla.

Tu opinión me importa, así que no dejes de comentar qué te han hecho sentir, por favor. Tus palabras siempre serán bien recibidas. Y, no tengas miedo, no haré un uso indebido de los datos que facilitas al comentar. Por el hecho de estar aquí, ya cuentas con todo mi respeto y agradecimiento, y la LOPD secunda eso.

Puedes obtener más información sobre la Política de Privacidad de mi blog, en el enlace visible de "Aviso legal"que figura en la parte superior de mi sitio.